BREAKING NEWS Traffic alert: Overturned vehicle impacting traffic on Governors Drive at Monte Sano Boulevard Full Story

El médico mexicoestadounidense que documentó el horror de los campos de concentración nazis muere a los 93 años

(CNN) - Dos decenas de veteranos portaban banderas estadounidenses y se mantuvieron firmes mientras ellos y familiare...

Posted: Mar 12, 2018 9:25 PM
Updated: Mar 12, 2018 9:25 PM

(CNN) - Dos decenas de veteranos portaban banderas estadounidenses y se mantuvieron firmes mientras ellos y familiares y amigos se despedían de uno de los grandes héroes de guerra de la nación.

MIRA: Padres de veterano de EE.UU. en huelga de hambre piden a Trump que no lo deporte

Los cuatro hijos y dos nietos de Anthony C. Acevedo escoltaron su ataúd cubierto con una bandera mientras descansaba en el Cementerio Nacional de Riverside ante el Monumento a los desaparecidos en el prisionero de guerra.

Acevedo fue un médico de la Segunda Guerra Mundial y uno de los 350 soldados estadounidenses recluidos en un campo de trabajos forzados nazi. Su diario resultó crítico para documentar las muertes y atrocidades dentro del campamento.

MIRA: Asesinan a una pareja tras alertar a su hija de supuestos comportamientos neonazis de su novio

Se convertiría en el primer mexicanoestadounidense reconocido como un sobreviviente del Holocausto. Sin embargo, mantuvo una brutalidad en secreto hasta los últimos meses de su vida.

A los 93, sus últimas palabras fueron: "Así es como la vida cuenta una historia".

Hijo de padres deportados

Anthony Claude Acevedo nació el 31 de julio de 1924, en San Bernardino, California, de padres que habían ingresado al país ilegalmente desde México. La joven familia se mudó a la cercana Pasadena, donde Acevedo asistió a escuelas segregadas con negros, asiáticos y otros latinos. Cuando sus padres fueron deportados a México en 1937, se fue con ellos.

Pero su amor por Estados Unidos nunca desapareció. Después de que los japoneses bombardearon Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, Acevedo estaba decidido a defender su tierra natal. A los 17 años, cruzó nuevamente a los Estados Unidos y se alistó en el ejército. Recibió entrenamiento médico en Illinois y finalmente aterrizó en el teatro europeo en octubre de 1944, donde se desempeñó como médico.

"Fue capturado el 6 de enero de 1945", escribió en su primera publicación después de ser hecho prisionero en la Batalla de las Ardenas.

El mes siguiente, 350 soldados estadounidenses, judíos e "indeseables", incluido Acevedo, fueron separados de otros prisioneros de guerra. Les dijeron que irían a un hermoso campamento con espectáculos en vivo y un teatro. En cambio, fueron puestos en vagones de ganado y transportados a Berga, un subcampo de mano de obra esclava del famoso campo de concentración de Buchenwald en Alemania, donde murieron decenas de miles de judíos.

MIRA: La frase "campos de concentración polacos" sería castigada con cárcel en Polonia

Los soldados estadounidenses trabajaron 12 horas al día en las últimas semanas de la guerra, cavando túneles para una sofisticada fábrica de cohetes V-2. A los soldados se les hacía pasar hambre y los aturdían con mangueras de goma y bayonetas. Algunos recibieron un disparo mortal en la cabeza con balas de madera. Los nazis obligaron a Acevedo a llenar los agujeros en las cabezas de sus compañeros soldados con cera para encubrir los asesinatos.

Acevedo usó una pluma estilográfica para registrar las atrocidades en un diario, anotando la muerte de cada soldado estadounidense que vio. Cerca de la mitad de los soldados enviados a Berga sobrevivieron, según el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos.

Durante las siguientes seis décadas, el gobierno de EE.UU. nunca reconoció que sus soldados estuvieran en un campo de trabajos forzados. Pero después de que Acevedo compartió su relato con CNN en 2008, la historia se volvió viral y el público exigió respuestas. Los entonces representantes estadounidenses Joe Baca de California y Spencer Bachus de Alabama presionaron al entonces secretario del ejército Pete Geren para que reconociera a los soldados.

En unos meses, el mayor general del ejército Vincent Boles se reunió con seis supervivientes de Berga en un evento de prisioneros de guerra en Orlando, les presentó banderas ondeando sobre el Pentágono y los honró por su sacrificio. Un soldado recibió la Estrella de Bronce, una de las medallas más altas del país.

"No era un campo de prisioneros. Era un campo de trabajos forzados", les dijo Boles. "Eran buenos soldados y estuvieron allí para su nación".

Acevedo boicoteó la ceremonia, diciendo que sentía que debería haberse celebrado en Washington.

Una 'obligación moral'

En 2010, Acevedo se convirtió en el primer mexicoestadounidense o en registrarse como sobreviviente del Holocausto en el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos, de los 225.000 registrados allí. Acevedo donó su diario, la banda de médicos de Cruz Roja, la cruz y el libro de oraciones al museo.

El museo registró su historia oral en inglés y español. Después de que Acevedo se adelantara, otros sobrevivientes de Berga hicieron lo mismo, registrando sus testimonios y donando artefactos históricos. Anteriormente, el museo solo tenía un puñado de testimonios de Berga; ahora podría agregar sus historias a su colección permanente.

"Pudimos finalmente contar su historia en nuestra exhibición por primera vez porque ahora teníamos evidencia física de que podíamos mostrarles a nuestros visitantes", dijo Kyra Schuster, curadora de un museo.

La historia de Acevedo también permitió a los mexicoestadounidenses conectarse con el Holocausto de una manera que nunca antes habían tenido. Schuster todavía viaja por el país contando la historia de Berga, y dice que siempre es increíble cuando los latinos se enteran de la supervivencia y el coraje de Acevedo.

Cuando se le preguntó por qué arriesgó su propia vida al llevar un diario de la muerte de cada soldado estadounidense que presenció, Acevedo le dijo al museo: "Era mi obligación moral hacerlo".

"Eso siempre me queda grabado", dice Schuster, "porque creo que eso define quién es él".

"Era este hombre que, a pesar de las probabilidades en su contra, a pesar de lo que estaba pasando y experimentando, aún era importante para él cuidar de los demás, documentar lo que estaba sucediendo, asegurarse de que el mundo supiera lo que le había sucedido", añade.

"Es por eso que habló más tarde en la vida. Siempre estaba poniendo a otras personas por delante de él. Así es como lo veo, y eso es tan admirable", finaliza

Article Comments

Huntsville
Scattered Clouds
42° wxIcon
Hi: 72° Lo: 53°
Feels Like: 42°
Florence
Clear
42° wxIcon
Hi: 73° Lo: 51°
Feels Like: 42°
Fayetteville
Clear
41° wxIcon
Hi: 73° Lo: 49°
Feels Like: 41°
Decatur
Clear
42° wxIcon
Hi: 73° Lo: 51°
Feels Like: 42°
Scottsboro
Clear
39° wxIcon
Hi: 73° Lo: 52°
Feels Like: 39°
WAAY Radar
WAAY WAAY-TV Cam
WAAY Temperatures

Community Events